(CNN) – Moscú se ha ganado la reputación de ser una ciudad muy cara de visitar; sin embargo, los viajeros que lleguen a la ciudad tienen opciones de todos los rangos.

Te presentamos 10 buenas opciones de lugares en los que puedes estar, ya sea que puedas pagar hoteles de lujo o si necesitas descansar en un lugar barato.

MIRA: FOTOS | Los 11 jugadores más bajos y más altos del Mundial Rusia 2018

Hoteles de lujo

1. Swissôtel

Las vistas panorámicas de los 27 pisos cilíndricos del Swissôtel superan a las de los hoteles de lujo de poca altura que están cerca del Kremlin. Las ventanas del piso al techo en cada habitación agregan drama a la escena.

El diseño tiene un balance entre lo cómodo y lo ostentoso, con baños grandes de mármol suavizados por tapicería terrosa y pisos de madera simple.

Aunque queda ligeramente fuera del centro de la ciudad, el Swissôtel tiene la ventaja de estar justo al lado del Paveletsky de Moscú, la estación central de trenes que van desde y hacia el aeropuerto Domodedovo.

Lo más destacado de cualquier estancia es un cóctel en el City Space Bar.

2. Ritz Carlton Moscú

Olvídate del vodka. En el O2 Lounge en lo más alto del Ritz Carlton puedes ordenar shots de oxígeno para acompañar tu sushi, mientras miras a la Plaza Roja y al Kremlin.

Las habitaciones tienen muebles de madera de cerezo pulidos, ropa de cama de plumas y suelos de baño de mármol con calefacción. La suite del Ritz Carlton tiene un piano de cola, una biblioteca y un sauna, además de magníficas vistas de la catedral de San Basilio.

Las escaleras góticas de hierro y los pilares negros conducen al Lounge del Lobby, donde los personajes más destacados de la sociedad rusa comen caviar.

3. Hilton Leningradskaya Moscú

Aunque esté ubicado en uno de los rascacielos conocidos como las Siete Hermanas de Moscú, construido en 1950 bajo el estilo neoclásico Stalinista, el Leningradskaya es más lujoso que proletario.

El lobby patrimonial tiene 12 metros de alto con techos de bronce cubiertos de enormes candelabros. Estatuas de bronce, columnas de mármol y cornisas doradas completan la entrada dramática.

Desde allí, los huéspedes tienen acceso a las habitaciones a través de una amplia escalera que sobresale con otro candelabro: esa escalera fue, hasta hace poco, la más larga de su tipo en el mundo.

El Restaurante Janus, de estilo gótico, es un festival de mármol y roble oscuro, y ofrece especialidades rusas como sopa okroshka kéfir, agua con gas y vegetales.

Así es el lobby del hotel Hilton Leningradskaya Moscú

4. Hotel Baltschug Kempinski Moscú

El Kempinski no solo ha hospedado a la realeza, sino que fue en parte diseñado por ella.

La princesa Michael de Kent y David Linley son los talentos detrás de las suites Princess y Linley, respectivamente. La primera fue decorada con encaje y zaraza, y la última está hecha con una combinación masculina de mármol italiano y muebles de madera dura ecológica.

El restaurante que se sirve en el restaurante Baltschug Grill es uno de los más lujosos de la ciudad, con huevos batidos con caviar de entrada; mientras que el spa ofrece sesiones de yoga con vistas al Kremlin, masajes con cuarzo rosa y conchas marinas filipinas, además de productos de aseo reales de Truefitt & Hill.

Rango medio

5. The Golden Apple

La combinación elegante y vanguardista de la Golden Apple lo convierte en uno de los mejores hoteles boutique de Moscú. Está ubicado en una mansión del siglo XIX pintada de azul de huevos de Pascua junto a la glamurosa calle Tverskaya, a 10 minutos a pie de la Plaza Roja.

Cada piso está pintado con un tono del arcoíris (naturalmente, tiene siete pisos). Cada una de las habitaciones tiene un diseño diferente basado en su color.

La mejor habitación es la Chekhov Deluxe: una escultura de una gaviota hace una referencia a la obra más conocida del dramaturgo, mientras que la excelente vista y el suelo caliente del baño pueden inspirarte a entretenerte con algunos clásicos rusos.

6. Arbat House

El Arbat House es un lugar acogedor en el centro de la ciudad. Está situado en una tranquila calle lateral rodeada de embajadas y mansiones y se encuentra a algunos minutos a pie del casco antiguo peatonal Old Arbat y a unos 20 minutos a pie de la Plaza Roja.

El personal es amable y amistoso. Tiene 136 habitaciones cómodas y modernas en una variedad de tamaños: sencillas, dobles y suites. Una gran ventaja es el amplio desayuno tipo buffet gratuito que se sirve en su cafetería.

7. Hotel Aquamarine

Este hotel moderno fue abierto en 2010 y ocupa un punto en el banco sur del río Moscova, pero aún así está a poca distancia caminando hasta la Plaza Roja.

Está en el distrito de Zamoskvorechye, que tiene parques y una gran cantidad de lugares históricos.

Además de cómodas habitaciones y suites, el Aquamarine también tiene un gimnasio, un sauna finlandés y habitaciones de masajes. Su restaurante Topaz sirve desayunos y almuerzos y cenas de cocina de fusión europea-asiática.

Cortesía Hotel Aquamarine.

Bajo presupuesto

8. Azimut

Los hoscos monolíticos soviéticos a las afueras de la ciudad fueron alguna vez el único recurso que tenían los viajeros con poco presupuesto, pero la nueva rama en Moscú de esta cadena hotelera rusa es un refugio elegante y relajante y está solo a una parada fuera de la línea central de metro.

Azimuut está ubicado en lo que alguna vez fue una fábrica de textiles del siglo XIX y mantiene muchas características del diseño original: ladrillos expuestos, techos abovedados y columnas de hierro fundido. Las habitaciones vienen con minirefrigeradores, televisores pantalla plana e internet gratis.

9. Best Western Vega Hotel & Centro de Convenciones

Este hotel fue construido para los Juegos Olímpicos de 1980 y tiene un estilo de inicios de la década de los 80 también en el exterior. También tiene cerca de 1.000 habitaciones, algunas de las cuales ofrecen un alivio para la billetera en la costosa Moscú.

Si quieres gastar más, puedes tener una habitación ejecutiva con sauna, jacuzzi y ducha de lluvia. El hotel tiene un gimnasio y bicicletas para rentar si prefieres pedalear por Moscú.

Está ubicado en el borde del parque Izmailovo, que tiene varios edificios que datan del siglo XVII y que es hogar del popular mercado de antigüedades Vernissage. Está a unos 11 kilómetros de la Plaza Roja.

10. Hostal Sputnik

Primero que todo, hay un factor muy cool en quedarse en un lugar que se llame como el primer satélite. Y luego está otro factor muy cool de ahorrar dinero en una ciudad muy cara.

Puedes alquilar una habitación doble o una para compartir con hasta ocho personas para ahorrar más y hacer amigos durante el viaje. También hay una gran cocina y sala de estar, tres baños con duchas compartidas, un área de estar con un proyector y un espacio para almacenar tu equipaje. También tiene Wi-Fi gratis.

Está a ocho minutos del Museo de Arte Moderno de Moscú y cerca a varias estaciones del metro.

Fuente: Cnnenespanol.com