(CNN Español) – En países en desarrollo, con economías que crecen por debajo de su potencial, con la oportunidad no realizada de generar mayor prosperidad y desarrollo para los ciudadanos, el impulso emprendedor es doblemente valioso.

En naciones con estas características, la actividad empresarial es poco reconocida como un elemento transformador y la tentación de operar desde la informalidad es elevada.

En mi más reciente visita a La Paz, encontré empresarios que aceptaron retos tan complejos como reducir la informalidad, mejorar la calidad de la educación y promover el desarrollo de miles de familias agrícolas. Emprendedores que coinciden en una misión: transformar su país en una economía competitiva, formal, diversificada, con una mayor contribución del conocimiento y menos dependiente de las materias primas. Para estos empresarios, la medida de su éxito pasa por lograr el de otros ciudadanos.

Por ejemplo, entre el 50 y hasta el 64% de la economía boliviana es informal, estiman varios expertos locales. El Banco Interamericano de Desarrollo dice que alrededor del 70% de la economía no tributa. La elevada informalidad es una camisa de fuerza para el avance de las sociedades, aun cuando se logren importantes avances en la reducción de la pobreza.

Trabaja en reducir la informalidad Red Nueva Empresa. Una plataforma en línea que ofrece capacitación y gracias a sus vínculos con instituciones financieras, acerca la llave del crédito a pequeños comerciantes y empresarios. El programa ofrece un acompañamiento formal y el apoyo de un asesor que explica la importancia de generar un perfil empresarial en línea, derribar barreras tan básicas como la creación de un correo electrónico entre otros detalles que hacen la diferencia.

Para que las nuevas generaciones no solo tengan superada esa brecha digital, sino que aporten al desarrollo tecnológico, surge Elemental. El primer centro de entrenamiento tecnológico de Bolivia que enseña a niños y jóvenes a codificar, robótica, modelar e imprimir objetos en 3D. Su fundadora, Daniella García -reconocida por el Instituto Tecnológico de Massachusetts- se asegura de que estos chicos salgan preparados para emprender. Su obsesión es que existan menos consumidores y más creadores de tecnología en su país.

Bolivia es también una potencia productora de quínoa. Y tiene una ventaja: un producto único protegido por la denominación de origen: La Quinua Real, que solo crece en el altiplano sur, en el salar más grade del mundo, Uyuni, en el departamento de Potosí. En momentos cuando más países compiten en el mercado global con su propia quinua, las propiedades de la Quinua Real, son una potente ventaja competitiva.

Una protección que aprovecha Andean Valley Corporation, empresa privada con más de 20 anos en el mercado. Su operación impulsa el desarrollo de unas 450 familias productoras del grano, que además de apoyo técnico y otros beneficios, tienen una demanda global garantizada. El potencial de competir en el mercado internacional presumiendo la Quinua Real, aún es esfuerzo de las empresas, con poco acompañamiento del gobierno.

Tres casos claros de empresas y empresarios que son agentes de cambio para su país que presentaremos el próximo martes, a las 8:30 p.m. de Miami, por CNN en Español.

Fuente: Cnnenespanol.com