(CNN Español) – El papa Francisco autorizó este miércoles la promulgación de nuevos decretos para declarar 5 santos, 2 beatos y 6 venerables. Entre los nuevos santos están monseñor Óscar Romero, de El Salvador, y al papa Pablo VI. La monja María Felicia de Jesús Sacramentado, de Paraguay, será declarada beata.

El decreto le reconoce un milagro a monseñor Romero cumpliendo los requisitos para declararlo santo.

MIRA: ¿Quién mandó a asesinar a monseñor Romero?

Monseñor Romero, nacido en 1917 en El Salvador, fue asesinado de un disparo al corazón por un francotirador, el 24 de marzo de 1980, mientras oficiaba una misa en la capilla del hospital Divina Providencia, en San Salvador. Fue beatificado en mayo de 2015.

Romero era considerado por el gobierno militar de aquel entonces como enemigo público por denunciar en sus homilías los abusos represivos del Ejército y la Guardia Nacional, que ejecutaban órdenes de la oligarquía que no quería que avanzaran ideales considerados comunistas.

Pero Romero era igualmente crítico de los excesos de la guerrilla que secuestraba y asesinaba a militares y policías.

Un hombre limpia un mural dedicado a monseñor Romero. (Crédito: Marvin RECINOS/AFP/Getty Images)

Un hombre limpia un mural dedicado a monseñor Romero. (Crédito: Marvin RECINOS/AFP/Getty Images)

El sacerdote decía no ser enemigo de nadie, pero advertía que quien estuviera en contra del pueblo estaba en contra de él.

Para muchos, fue su última homilía, el día antes de su muerte, la que le costó la vida. En su mensaje, le ordenaba directamente a soldados ignorar órdenes de sus superiores de disparar contra el pueblo. Homilía que fue respuesta a una carta enviada por un centenar de soldados pidiendo que intercediera ante la cúpula militar para que no les ordenaran matar a los considerados agitadores porque muchos de ellos tenían familiares o amigos entre los grupos subversivos.

MIRA: El papa Francisco elevará a los altares al salvadoreño Óscar Arnulfo Romero

Una nueva beata para Latinoamérica

La Iglesia católica también reconocerá como beata a la venerable sierva de Dios María Felicia de Jesús Sacramentado, “hermana profesa de la Orden de las Carmelitas Descalzas, nacida en Villarica, Paraguay, el 12 de enero de 1925, y muerta en Asunción, Paraguay, el 28 de abril de 1959”, según informa ACI Prensa.

A la sierva María Felicia de Jesús Sacramentado se le conoce como “La Chiquitunga”.

“Esta paraguaya que perteneció hasta los 30 años a la Acción Católica y que se hizo luego carmelita descalza, nació en Villarrica, Paraguay el 12 de enero de 1925”, reporta ACI Prensa.

Según ACI Prensa, las últimas palabras de la monja fueron: “Papito querido, ¡qué feliz soy!; ¡Que grande es la Religión Católica!; ¡Que dicha el encuentro con mi Jesús!; ¡Soy muy feliz!” y “Jesús te amo. ¡Que dulce encuentro! ¡Virgen María!”

Murió a los 34 años en 1959. En 1997 se inició su proceso de beatificación.

Fuente: Cnnenespanol.com