(CNN) – Por segunda vez en dos meses, miles de estudiantes de todo el país salieron de clases este viernes como parte del Paro Nacional Estudiantil para exigir acciones a favor de una reforma de armas, incluso cuando la policía de Florida investiga el más reciente tiroteo que hirió a un estudiante de secundaria este viernes en la mañana.

Los estudiantes salieron de clase a las 10 de la mañana, hora local, para hacer un minuto de silencio por las víctimas de los tiroteos.

  • Mira en este galería: Las imágenes más poderosas del paro nacional estudiantil del 22 de marzo.

Antes de que las manifestaciones de este viernes empezaran, se registró un tiroteo en Ocala, Florida, a unos 90 kilómetros al noroeste de Orlando. La Policía dijo que un estudiante recibió un disparo en el tobillo en la Escuela Secundaria Forest de Ocala, y el sospechoso está en custodia.

La manifestación de este viernes —que cobró fuerza desde el tiroteo masivo del 14 de febrero en la Escuela Secundaria Marjory Stoneman Douglas de Parkland, Florida— llega en la conmemoración de un nuevo aniversario de la masacre de Columbine en 1999 en la que dos jóvenes armados mataron a 12 estudiantes y un profesor.

Muchos estudiantes en todo el país —incluyendo los actuales estudiantes de Columbine— dicen que no se ha hecho lo suficiente para prevenir los tiroteos masivos.

Además de observar momentos de silencio, otras acciones se llevan a cabo en estas manifestaciones como una marcha a las oficinas de los legisladores locales, permitir que los estudiantes hablen frente en micrófono para compartir sus preocupaciones y ayudar a registrar a aquellos que podrán votar por primera vez en las próximas elecciones. Los estudiantes estiman que unas 2.500 participan este viernes.

Los profesores también están participando este día. En la secundaria Marjory Stoneman Douglas, donde un hombre armado masacró a 17 personas hace dos meses, los profesores empezaron temprano manifestándose fuera del edificio antes de que las clases comenzaran.

Aquellos profesores combinaron el llamado contra la violencia con armas con peticiones para que haya más fondos para las escuelas.

“Suficiente es suficiente”, cantaban sosteniendo carteles con mensajes como “La vida de los niños > rifles de asalto”; “Ármame con fondos para las escuelas”, y “Ármame con un mejor pago y grupos de estudiantes más pequeños”.

Los profesores de la secundaria Marjory Stoneman Douglas se manifestaron antes de iniciar clases este viernes

Lane Murdock, de 16 años, una estudiante de segundo año de la universidad Rigefield, de Connecticut, lanzó la Marcha Nacional Estudiantil.

Ella quedó perturbada por su propia reacción —o su falta de reacción— en la masacre de Florida en febrero.

“Cuando supe sobre la masacre en la MSD, recuerdo que no tuve una gran reacción. Y entonces supe que debía cambiarme a mí misma, y que necesitábamos un cambio en este país”, dice Lane.

“Debíamos estar horrorizados y ya no lo estamos. Es la cultura estadounidense”, agrega,

Lane dice que los estudiantes deben estar más empeñados en “hacer paros nacionales y volverse líderes en sus comunidades, y reaccionar cuando no vean acción”.

Presionan por un cambio en la ley

El movimiento también incita a los jóvenes a que presionen para que haya una legislación de nivel estatal si el Congreso no actúa.

“El gobierno federal puede establecer estándares y prácticas sobre seguridad con armas que apliquen a todos los estados. Pero los estados tienen la opción de aprobar medidas adicionales para proteger a sus propios residentes de la violencia con armas”, dice el sitio web de Lane.

Los estudiantes están pidiendo varias medidas, entre ellas prohibir las armas de asalto, los barriles de alta capacidad y aceleradores de disparos; comprobación de antecedentes universales obligatorios; la implementación de periodos de espera entre la compra de un arma y su transferencia, y permitirles a las familias que puedan pedirle a la corte quitar las armas de individuos que tengan el riesgo de autolesionarse.

Aunque no ha habido una acción grande en el Congreso desde la masacre de Parkland, algunas ciudades y estados han endurecido los controles de armas.

En la Florida, luego de que los estudiantes de Parkland, se manifestaran en el Capitolio estatal, el gobernador Rick Scott firmó una ley de armas llamada la Ley de Seguridad Pública Marjory Stoneman Douglas. Esta eleva la edad mínima para comprar un arma de fuego en el estado de 18 a 21 años, prohíbe la venta o posesión de aceleradores de disparos y adiciona 69 millones de dólares en fondos para servicios de salud mental en las escuelas.

En Vertmont, el republicano Phil Scott prohibió los aceleradores de disparos, limitó el tamaño de los tambores de las armas, expandió la revisión de antecedentes para quienes compren armas y elevó la edad mínima para comprar armas a 21 años.

– Ray Sánchez de CNN contribuyó con este reporte.

Fuente: Cnnenespanol.com