(CNN) – La atención médica resultó importante, pero aparentemente no fue crucial, en las elecciones intermedias, en las que los votantes les dieron a los demócratas el control de la Cámara de Representantes, dejaron a los republicanos a cargo del Senado y dijeron sí a la expansión de Medicaid en al menos tres estados controlados por largo tiempo por republicanos.

Al hacerse cargo de la Cámara de Representantes, es poco probable que los demócratas puedan impulsar muchas iniciativas sobre políticas de salud, ya que los republicanos siguen controlando el Senado y la Casa Blanca. Pero podrán frenar, vetando de manera efectiva, los esfuerzos republicanos por derogar la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA), convertir el sistema de atención médica de Medicaid para personas de bajos ingresos en un programa de subvención en bloque y realizar cambios importantes en Medicare.

Un desarrollo probable es una expansión de Medicaid en varios de los 18 estados que hasta ahora no lo expandieron. Los votantes en Utah, Idaho y Nebraska dijeron sí a las medidas de la boleta electoral sobre la expansión.

LEE: Mujeres y comunidad LGBT hacen historia en las elecciones intermedias de EE.UU.

En Montana, los votantes están decidiendo si la expansión existente debe continuar y si los gastos del estado deben cubrirse mediante el aumento de los impuestos al tabaco. En resultados preliminares, los que están en contra superaron en número a los que están a favor.

Medicaid también podría expandirse en Kansas, donde la candidata demócrata a la gobernación, Laura Kelly, derrotó al secretario de estado del Partido Republicano, Kris Kobach. La legislatura de Kansas había aprobado previamente la expansión de Medicaid, pero fue vetada en 2017 por el exgobernador republicano Sam Brownback. Kobach no había apoyado la expansión propuesta por ACA.

Y en Maine, en donde los votantes aprobaron la expansión de Medicaid en 2017, pero el gobernador republicano Paul LePage se negó a implementarla, la demócrata Janet Mills resultó ganadora. Mills ha prometido seguir los deseos de los votantes. LePage no se presentó de nuevo.

(Crédito: Maria Fabrizio para KHN)

En las encuestas a boca de urna, como en muchos sondeos anteriores en 2018, los votantes dijeron que la atención médica, en particular la protección de las personas con condiciones preexistentes, era su principal problema. Pero al final del día, este tema siguió siendo más importante para los demócratas que para los republicanos.

Los que este año instaron a los demócratas a enfatizar la atención médica se atribuyeron los éxitos para retomar el poder en el Congreso. “La carrera por la Cámara de Representantes fue un referéndum sobre la guerra republicana a la atención médica. Lo sabes, lo sé, y los republicanos que intentaron vergonzosamente cubrir su historial real sobre atención médica y perdieron sus asientos lo saben”, dijo Brad Woodhouse, del grupo de defensa Protect Our Care.

Pero el problema no fue suficiente para salvar a algunos de los demócratas del Senado en los estados en los que el presidente Donald Trump ganó en 2016. La senadora Claire McCaskill (demócrata de Montana) fue derrotada por el fiscal general del Partido Republicano, Josh Hawley, quien es uno de los demandantes en un caso judicial clave que busca declarar inconstitucional a la Ley de Cuidado de Salud Asequible. La senadora Heidi Heitkamp (demócrata de Dakota del Norte) y el senador Joe Donnelly (demócrata de Indiana), quienes también hicieron de la atención de salud un tema de campaña, fueron derrotados.

No obstante, el senador Joe Manchin (demócrata de West Virginia) venció al republicano Patrick Morrisey, el procurador general del estado que también es un demandante en la causa que busca cambiar ACA.

La representante Nancy Pelosi (demócrata de California), líder de los demócratas en la Cámara de Representantes, quien estaría primera en la lista para asumir como vocera, dijo a un grupo de partidarios reunidos en Washington que su grupo haría que la asistencia médica fuera un tema legislativo clave.

LEE: 7 lecciones que nos dejan las elecciones intermedias en EE.UU.

“Se trata de frenar el asalto de los republicanos y del líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, al Medicare, al Medicaid, a la Ley de Cuidado de Salud Asequible, y a la atención médica de 130 millones de estadounidenses que viven con condiciones médicas preexistentes”, enfatizó. Pelosi prometió también que los demócratas ejecutarían “una acción legislativa muy, muy fuerte” para reducir el costo de los medicamentos recetados.

Entre las muchas caras nuevas en la Cámara de Representantes hay al menos una con una experiencia significativa en políticas de salud. La exsecretaria de Salud y Servicios Sociales, Donna Shalala, quien dirigió el departamento durante los ocho años de la administración Clinton, ganó un asiento abierto en Florida.

Fuente: Cnnenespanol.com