(CNN Español) – La Policía de España le confirmó a CNN que Maximiliano Mazzaro, uno de los líderes históricos de la barra brava de Boca Juniors, fue detectado en la noche de este miércoles y fue devuelto a Argentina.

Las autoridades españolas consideran a Mazzaro como una persona con muchos antecedentes violentos y una de las personas más peligrosas en el ámbito del fútbol en Argentina, por lo que no permitieron su asistencia a la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors que se jugará este 9 de diciembre en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid.

“La Policía ha detectado esta noche en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas a uno de los barra bravas más significativos y peligrosos, con numerosos antecedentes”, tuiteó la policía de España este jueves.

La Policía de España también le confirmó a CNN que trabaja en colaboración con la Policía Argentina, seis agentes por cada equipo, que son expertos en identificar a aficionados de alto riesgo. Esto para garantizar la seguridad en el estadio donde se jugará el superclásico argentino.

Las autoridades añadieron que hay algunas personas que tienen la entrada vetada al estadio, aunque estas sí podrían estar en los alrededores del Santiago Bernabéu durante el partido de fútbol.

Mazzaro pertenece a la barra brava conocida como la “12”, según la Agencia de Noticias Argentina, Télam. Según el reporte, el hombre llegó al aeropuerto de Barajas con su esposa e hijo, pero no pudo pasar el control policial y fue devuelto en un vuelo de la aerolínea Iberia.

Mazzaro tiene un historial de violencia que lo metió en líos con la justicia hace unos años. En 2011 fue acusado, junto con otras dos personas, de haber estado involucrado en el homicidio de Ernesto Cirino, que murió a golpes en una golpiza callejera en el barrio de Liniers, en Buenos Aires, Argentina, según reportó Télam.

Mazzaro fue detenido en junio de 2013 bajo los cargos de “homicidio agravado por la participación de dos o más personas”, reportó Télam, pero en octubre de 2014 fue absuelto por el beneficio de la duda, pues según los jueces hubo falta de pruebas.

El problema de las barras bravas

Luego de que se cancelara el partido entre River Plate y Boca Juniors en Argentina por motivos de violencia, el presidente Mauricio Macri dijo que impulsará un proyecto de ley para endurecer las penas contra los violentos en el fútbol, que además cometan otros delitos como venta de drogas y asesinatos.

Desde 1922 han muerto 328 personas a raíz de la violencia en ese deporte, de acuerdo con las estadísticas de la organización Salvemos al Fútbol. Desde 2007, 94 personas fallecieron en conexión con esa violencia. Esa cifra, según la organización, está basada en artículos periodísticos y provinciales.

En respuesta a esa crisis, desde 2013 el Gobierno y la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) han tratado de resolver el problema con medidas tales como la prohibición de la asistencia del público visitante.

Fuente: Cnnenespanol.com