(CNN) — Un hombre de Jamaica eligió a la persona equivocada para tratar de extorsionar: el único que lideró tanto al FBI como a la CIA.

William Webster, quien ahora tiene 94 años, y su esposa Lynda, fueron el objetivo, hace cuatro años, de un hombre que estafaba bajo la modalidad de una lotería por teléfono o correo electrónico. Keniel Aeon Thomas, de Jamaica, le dijo a los Webster que incendiaría su casa o que un francotirador les dispararía en la parte posterior de la cabeza si no le pagaban miles de dólares, según las declaraciones de los fiscales.

Los Webster dicen que utilizaron su conocimiento del FBI para ayudar a enviarlo a prisión, lo que hizo un juez federal este viernes después de que ambos declararan ante el tribunal.

MIRA: La falsa historia del indigente en GoFundMe

“Tenemos la suerte de tener algunos amigos que podrían ayudarnos”, dijo Lynda Webster al juez.

William Webster recibió la primera llamada. El autor de la llamada, Thomas, se identificó como “David Morgan”, el jefe de “Mega Millions”. Thomas le dijo a Webster que había ganado 15,5 millones de dólares y un Mercedez-Benz y necesitaba transferir 50.000 dólares para cubrir los impuestos antes de cobrar el premio. Fue entonces cuando Webster acudió por primera vez al FBI.

La persona que llamó volvió a intentarlo al día siguiente, llegando a William Webster una vez más, quien le dijo que no tenía el dinero disponible.

Aproximadamente un mes después, Lynda Webster atendió una llamada de un número bloqueado en el teléfono de la casa de los Webster. Una vez más fue Thomas. El estafador en Jamaica dijo que estaba viendo la casa de los Webster, incluso describió a Lynda cómo era, y supo que no habían estado en casa la noche anterior.

El juez William Webster, exdirector del FBI y la CIA, observa un partido entre los Bravos de Atlanta Braves y los Nacionales de Washington Nationals en Nationals Park, el 7 de agosto de 2018.

Lynda Webster pensó rápido. Todavía recordaba los números del FBI, dijo, así que durante la llamada con Thomas, tomó su teléfono celular y llamó a un agente para que escuchara.

Esta vez, Thomas le dijo que tenía que pagar $ 6.000 o él la encontraría en su casa de ladrillos blancos y le pondría una bala “directamente a la cabeza”, según las presentaciones de la corte.

Lynda Webster recibió dos llamadas más de “David Morgan” en los días siguientes. Dijo que debían pagar o que ella y William Webster serían asesinados.

Thomas “dijo que el FBI y la CIA nunca lo encontrarían”, escribieron los fiscales en su denuncia penal inicial.

Después de su arresto a fines de 2017, cuando se bajó de un avión en Nueva York para visitar a un amigo, Thomas se declaró culpable de un cargo de extorsión. Admitió haber amenazado a los Webster.

“La amenaza de muerte a otra persona es el delito más grave”, dijo William Webster, quien también fue juez federal, en el tribunal durante la sentencia de Thomas este viernes. “No fuimos lastimados físicamente, ni fuimos víctimas”.

La identidad de los Webster como víctimas en el caso no fue revelada hasta la audiencia del viernes. Anteriormente, en las presentaciones de casos eran llamados por sus iniciales y se referían a Webster solo como “un juez”. Fue el tercer director del FBI, el primero nombrado por el presidente Jimmy Carter, y luego pasó a ocupar el puesto principal de la CIA en 1987. Además de liderar el FBI y la CIA, Webster se desempeñó como juez federal de distrito y apelación en la década de 1970. Actualmente es presidente del Consejo Asesor de Seguridad Nacional.

Más víctimas

En su sentencia de este viernes, la juez principal Beryl Howell del tribunal de distrito en Washington señaló que Thomas tenía más de 30 víctimas y que había recaudado cientos de miles de dólares de ellas.

Una de las víctimas, un californiano de 82 años, respondió a Thomas, quien se había llamado a sí mismo “Obama” por teléfono, enviándole más de 600.000 dólares en un año, dijeron los fiscales. Otro hombre en California le pagó a Thomas 87.000 dólares.

Howell estaba asombrado de que el Departamento de Justicia no hubiera llevado a Thomas ante la justicia poco después de la terrible experiencia de los Webster en 2014, por la cual los fiscales presentaron una denuncia penal. No fue extraditado de Jamaica.

Ella elogió el rápido actuar de los Webster en el caso. “Ustedes continuaron su servicio público”, dijo Howell a los Webster en la corte. “Es un verdadero honor tenerlos en mi corte”, agregó.

MIRA: ¿Cómo estar más vigilantes con los potenciales estafadores?

Después de la audiencia, Lynda Webster no culpó al FBI y al lapso de cuatro años del Departamento de Justicia.

Webster, quien dirige una empresa de gestión de eventos en Washington, dijo que ella y su esposo hablaron sobre su experiencia en el tribunal y ante la CNN como una forma de llamar la atención sobre los fraudes que afectan a las personas mayores.

Los fiscales señalaron en sus documentos judiciales que estafas de lotería como estas han aumentado en la última década. A menudo se convierten en amenazas violentas cuando una víctima no paga. Se advierte a algunas víctimas que no hablen con otras personas sobre sus supuestas ganancias y se asustan por las amenazas y los detalles que los perpetradores saben acerca de sus objetivos por Google Earth y otros datos, dicen los fiscales.

Los Websters todavía reciben llamadas fraudulentas, dijo Lynda Webster.

La experiencia con Thomas también interrumpió los planes de viaje de los Webster. Habían viajado a Jamaica a menudo, amando el país, e incluso fueron invitados por amigos a ir este fin de semana. Pero ya no lo harán. Temen por su seguridad allí, dijeron.

Thomas, quien tiene 29 años, recibió una sentencia de casi seis años de prisión y luego será deportado a Jamaica. Ha estado en la cárcel en Nueva York y Washington desde su arresto, donde su abogado dice que ha sido golpeado varias veces por su nacionalidad.

Antes de enterarse de su sentencia, Thomas se apartó del juez para enfrentarse a los Webster, que estaban sentados en la sala del tribunal. “Realmente no quise lastimarlos”, dijo, antes de hablar sobre su país de origen. “Los amamos, chicos. Nos encantan los turistas”, les dijo.

Fuente: Cnnenespanol.com