(CNN Español) – Paolo Guerrero, delantero de la selección peruana de fútbol y del Flamengo de Brasil, participó este jueves en una audiencia en la sede del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS, por sus siglas en inglés), ubicado en Lausana (Suiza). Esta entidad analiza un recurso contra la suspensión de seis meses por dopaje que le impuso la FIFA en noviembre de 2017.

La audiencia, que duró unas diez horas, de acuerdo a la agencia oficial Andina, repasó la apelación del capitán del equipo peruano, quien pide ser absuelto de la suspensión de la FIFA. Asimismo, el TAS consideró la apelación de la Agencia Mundial de Dopaje, que exige que al futbolista se le amplíe la pena entre un año y medio y dos. 

Si el TAS aprueba el pedido de la Agencia Mundial de Dopaje, Guerrero se perdería el mundial Rusia 2018, torneo en el que Perú participará tras 36 años de no clasificar a este tipo de competencias.

MIRA: 3 Reyes, la competencia peruana del álbum Panini

A su salida del TAS, Guerrero expresó su confianza a los periodistas que lo esperaban. “He dicho todo lo que tenía que decir y ahora hay que esperar la decisión”, dijo el jugador, en unas caóticas declaraciones a la prensa, ya que medio centenar de aficionados que había acudido a apoyarlo pugnaba por tocarlo y saludarlo.

Paolo Guerrero celebra el gol ante Colombia que le dio a Perú el pase al repechaje ante Nueva Zelanda. (Créditos: ERNESTO BENAVIDES/AFP/Getty Images)

En tanto, su abogado, Pedro Fida, aseguró que pudo presentar “con claridad” las pruebas para defender a Paolo Guerrero en el proceso.

Si bien se desconoce cuándo el TAS emitirá el fallo de este caso, la agencia Andina informó, citando fuentes del TAS, que no se espera una resolución hasta antes de la próxima semana.
Paolo Guerrero dio positivo en un control antidopaje luego del partido entre Perú y Argentina, jugado el 5 de octubre de 2017. La sustancia hallada fue benzoilecgonina, un metabolito prohibido por la FIFA que se encuentra en la cocaína.

La defensa del delantero, goleador del equipo peruano en las eliminatorias sudamericanas rumbo a Rusia 2018, argumentó desde un inicio que el metabolito fue consumido por Guerrero de forma accidental. Según su versión, Guerrero consumió un té “contaminado” con otro té a base de hoja de coca.

En diciembre de 2017, Paolo Guerrero recurrió a la Comisión de Apelación de la FIFA, que rebajó la sanción de un año a seis meses, tiempo que se cumple precisamente este jueves, precisa Andina.

Fuente: Cnnenespanol.com