Keiko FujimoriDerechos de autor de la imagen AFP
Image caption Keiko Fujimori niega haber recibido aportes de Odebrecht durante su campaña presidencial en 2011.

Las autoridades peruanas detuvieron este miércoles a la excandidata presidencial Keiko Fujimori.

El juez Richard Concepción Carhuancho emitió una orden de detención por 10 días contra Fujimori y otras 19 personas como parte de una investigación de lavado de activos del caso de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

“El hecho investigado gira sobre la constitución de una organización criminal en el interior de Fuerza Popular (partido de Fujimori) que tenía entre sus fines obtener poder político”, dice la resolución que ordena el arresto.

La policía detuvo a Fujimori mientras esta se encontraba en la Fiscalía peruana, a donde había acudido para declarar sobre esta pesquisa.

El Poder Judicial de Perú explicó que ordenó esta medida por existir “elementos de convicción que relacionan a los citados con el delito de lavado de activos, peligro de fuga y obstaculización de la investigación”

La abogada de Fujimori, Giuliana Loza dijo que la detención era “abusiva”.

La propia Fujimori compartió en Twitter una carta escrita a mano dirigida a todos sus seguidores en la que, entre otras cosas, denuncia: “La persecución se ha disfrazado de justicia en nuestro país”.

La lista de personas con orden de captura también incluye a dos exministros fujimoristas, Augusto Bedoya y Jaime Yoshiyama. Este último se encuentra fuera del país, según su letrado.

Caso Odebrecht

La Fiscalía de Perú investiga los supuestos aportes de Odebrecht a la campaña presidencial de Keiko Fujimori en 2011, que perdió contra Ollanta Humala.

Según Jorge Barata, exrepresentante de la constructora en Perú, esta empresa le entregó US$1 millón al partido de Fujimori.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La constructora brasileña Odebrecht asegura que le entregó dinero a Keiko Fujimori para su campaña presidencial de 2011.

Además, en una agenda de Marcelo Odebrecht, expresidente de la empresa, se encontró la anotación “Aumentar Keiko a 500”, lo que las autoridades peruanas toman como indicio de trasferencias de dinero.

El financiamiento de Odebrecht sería uno de los medios del partido de Fujimori para “obtener el poder político”, según la orden de detención.

La organización recibía “aportes ilícitos de Odebrecht (…), para que luego estando en el poder, retribuyera esos aportes ilícitos mediante el otorgamiento de obras sobrevaluadas, beneficios normativos y/o judiciales, continuando así con un mecanismo de corrupción empresarial y estatal”, detalla la orden.

Odebrecht reconoció ante el Departamento de Justicia de Estados Unidos que había pagado US$29 millones en sobornos a políticos peruanos entre 2005 y 2014.

Keiko Fujimori y sus compañeros de partido niegan las acusaciones que los vinculan con esta compañía.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Algunos simpatizantes de Keiko Fujimori llegaron a la dependencia policial donde la detuvieron el miércoles.

“Los fiscales no han obtenido ningún elemento nuevo en Brasil que se haya incorporado en la carpeta fiscal y que amerite esta desproporcional orden de prisión preventiva”, dijo Fuerza Popular en un comunicado publicado el miércoles.

El partido añadió que “no existe peligro de fuga” de su líder.

Las autoridades también investigan a la líder de Fuerza Popular (partido mayoritario en el Congreso) por el caso conocido como “Cocteles”.

En la campaña presidencial de 2016, la formación organizó cocteles para reunir fondos, pero no detalló quiénes compraron entradas para esos eventos, según explican medios peruanos.

Sin embargo, Fuerza Popular asegura que este caso no tiene nada que ver con la detención.

Hija y padre

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Decenas de personas protestaron contra la anulación del indulto del expresidente de Perú Alberto Fujimori.

La detención de Keiko Fujimori ocurre una semana después de que la justicia peruana anulara el indulto a su padre, Alberto Fujimori.

El también exmandatario Pedro Pablo Kucszynski (PPK) le había otorgado este beneficio “por razones humanitarias” pocas horas antes de la Noche Buena de 2017.

Al momento de recibir esta gracia presidencial, Fujimori cumplía una condena de 25 años de prisión —hasta 2032— por las matanzas de Barrios Altos, en 1991, y La Cantuta, en 1992, y por el secuestro del periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer, ambos en 1992.

La Corte Suprema ordenó la captura del expresidente para que continúe cumpliendo su condena por estos crímenes.

Pero hasta este miércoles, Fujimori padre seguía internado en una clínica de Lima.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Fuente: bbcmundo.com