(CNN) – Madrid es la más reciente ciudad en confrontar el turismo excesivo. La capital de España se mueve para frenar drásticamente las listas de Airbnb y de viviendas compartidas disponibles en el destino.

El concejal de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento de Madrid, José Manuel Calvo, anunció la propuesta de regulación la semana pasada con el objetivo de tomar medidas por el turismo masivo.

Las nuevas regulaciones son en respuesta a que los lugareños temen ser excluidos de sus propios barrios.

FOTOS | Los 10 destinos más caros para hacer viajes de negocios en 2018

Funcionarios en otros destinos en España, incluyendo Valencia y Mallorca (así como Venecia, en Italia), han implementado medidas drásticas para controlar el turismo masivo e incentivar las vacaciones responsables.

Nuevas reglas

Madrid es un destino muy popular, atrae a muchos visitantes cada año.

Madrid es un destino muy popular, atrae a muchos visitantes cada año.

Las normas propuestas en Madrid evitarán que los apartamentos se alquilen a los turistas durante más de 90 días del año, y los bloques de apartamentos enteros ya no podrán ser exclusivos para visitantes, a menos que el edificio tenga licencia de hotel.

Las restricciones en Madrid serán de diferente aplicación según la zona de la ciudad. Cuanto más en el centro, mayor cantidad de normativas.

El Ayuntamiento ha golpeado a los pisos de Airbnb en Madrid.

El Ayuntamiento ha golpeado a los pisos de Airbnb en Madrid.

Los Airbnbs en la zona centro de la ciudad necesitarán una entrada designada a la calle, independiente de la entrada utilizada por los residentes permanentes del edificio.

MIRA:Así son los proyectos de expansión de Airbnb en Latinoamérica

Esta medida eliminará la mayoría de los apartamentos que ahora mismo son usados para alquileres vacacionales en la ciudad y marcarán un cambio drástico en el área.

La ciudad informa que 23 veces más turistas duermen en el centro de Madrid que en los otros 20 distritos de la ciudad juntos.

Habitación sin vistas

Al mismo tiempo, en Valencia, en la costa sureste de España, los funcionarios han propuesto nuevas restricciones que limitan el alquiler de vacaciones privadas por encima del primer piso.

¿El resultado? No más habitaciones con vistas. En lugar de dormir con imágenes panorámicas del Mediterráneo, probablemente tus vistas sean a aparcamientos.

En la Ciutat Vella, el centro histórico de Valencia, no se permitirán nuevos alquileres.

Madrid es uno de los destinos europeos más populares.

Madrid es uno de los destinos europeos más populares.

A principios de año, la capital de la isla de Mallorca, Palma, emitió una prohibición concreta de los apartamentos que sirven como alquileres de vacaciones privadas.

“El intercambio de viviendas en Airbnb está ayudando a las familias locales a pagar sus viviendas y el aumento de los costos de vida, al tiempo que impulsa la economía local”, dijo Airbnb a CNN Travel en un comunicado.

MIRA: FOTOS | Las mejores vacaciones de aventuras para 2018

“Es parte de la solución a las preocupaciones locales de vivienda en las ciudades, y está ayudando a poner los euros del turismo en los bolsillos de las familias locales, no solo a los grupos de hoteles ricos”.

Airbnb se mantiene firme en que “Airbnb no tiene un impacto significativo en la vivienda en Madrid”.

Palma de Mallorca ha elaborado una prohibición de pisos turísticos (Crédito: AIME REINA/AFP/AFP/Getty Images)

Palma de Mallorca ha elaborado una prohibición de pisos turísticos (Crédito: JAIME REINA/AFP/AFP/Getty Images)

En un informe reciente, Airbnb concluyó que “toda la lista de viviendas reservadas más de 90 noches en 2017 representaba solo el 0,3% del total de viviendas en Madrid”.

La compañía dijo que tenían la intención de continuar teniendo “conversaciones positivas” con Madrid y Valencia sobre el futuro de Airbnb en esos destinos.

Apunta a los cambios recientes en Berlín, donde anularon las reglas previamente estrictas para permitir el alquiler de apartamentos a corto plazo.

Un problema en desarrollo

El problema del turismo masivo se extiende más allá de Airbnb.

En Mallorca, los activistas también han hecho llamados por imponer una tarifa a los pasajeros de cruceros y un límite de dos cruceros al día.

Al mismo tiempo, Venecia, que ha sido sin quererlo el mayor exponente del macroturismo, llegó con un nuevo plan para gestionar las gigantescas masas de personas durante el fin de semana del 1 de mayo: segregar a los locales de los turistas.

Las regulaciones temporales introducidas tenían por objetivo gestionar el tráfico a pie y en el agua, separando a las multitudes de los locales.

Los ciudadanos y turistas de Venecia pasan por los torniquetes en el fin de semana del Primero de Mayo, lo que limita la aglomeración de turistas.

Los ciudadanos y turistas de Venecia pasan por los torniquetes en el fin de semana del Primero de Mayo, lo que limita la aglomeración de turistas. (Crédito: ANDREA PATTARO/AFP/AFP/Getty Images)

Soluciones alternativas

Los defensores dicen que la mejor manera de resolver el problema del turismo masivo es fomentar el diálogo abierto.

Los defensores dicen que la mejor manera de resolver el problema del turismo masivo es fomentar el diálogo abierto. (Crédito: Pexels)

Los defensores dicen que la mejor manera de resolver el problema del turismo masivo es escuchar a la gente local, a los turistas y a los funcionarios, para alentar el diálogo abierto.

“Es bueno ver que los destinos finalmente escuchan a los residentes y toman más control sobre cómo se desarrolla la industria turística, trabajando para evitar el turismo masivo”, explica Justin Francis, presidente ejecutivo y fundador de Responsible Travel, una autoproclamada compañía de viajes activista, a CNN Travel.

“Airbnb ha sido en cierto modo un cáliz envenenado para muchos destinos turísticos de todo el mundo”, dice Francis.

LEE: La huella de carbono del turismo es cuatro veces mayor de lo que se creía, según estudio

“Al principio, parecía una herramienta de esperanza para empoderar a la población local: abrir el mercado de alojamiento, crear bolsas de oportunidades en las comunidades y difundir los beneficios mucho más allá de las grandes corporaciones hoteleras”, afirma Francis..

“Se construyó a sí mismo como un negocio disruptivo, pero no creo que hubiéramos imaginado que sería tan perturbador para la gente local como lo ha sido”, añade.

Francis elogia la decisión de escuchar a los residentes en Valencia y Madrid, y aboga por un nuevo enfoque, basado en la comunicación.

“Si ha de haber un futuro responsable para el turismo en estas ciudades, entonces tenemos que poner fin a la mentalidad de ‘crecimiento a toda costa’ y empezar a medir el éxito del turismo mediante el uso de otros indicadores que se basan mucho más firmemente en torno a los beneficios para las comunidades locales”.

Fuente: Cnnenespanol.com