Imagen del logo de la UnescoDerechos de autor de la imagen Christophe Petit Tesson/EPA
Image caption Estados Unidos quiere permanecer como miembro observador de la agencia

Si uno piensa en la Unesco, probablemente lo primero que le vendrá a la cabeza sea la lista de los enclaves naturales y culturales declarados por este organismo como Patrimonio de la Humanidad.

Pero la labor de esta agencia dependiente de Naciones Unidas (ONU), que Estados Unidos e Israel decidieron abandonar este jueves, va mucho más allá.

El organismo comenzó a gestarse durante la II Guerra Mundial. En 1942, y a pesar de que aún quedaban unos años para que se acabara el conflicto, los gobiernos de los países europeos que combatían a los nazis y a sus aliados empezaron a pensar en la necesidad de reconstruir sus sistemas educativos de cara a un futuro posguerra.

Entonces, se asentaron las bases de un proyecto que, como recuerda la Unesco en su página web, pronto adquirió una dimensión “universal”.

Justo después de que la Segunda Gran Guerra finalizara, se celebró una conferencia en Londres de la recién estrenada Naciones Unidas.

Allí, representantes de 44 países acordaron la creación de un organismo centrado en la promoción y protección de la educación y la cultura como pilares fundamentales para evitar el estallido de otro conflicto de escala mundial.

Este jueves, no obstante, su “universalidad” se vio diezmada por los anuncios de Estados Unidos e Israel. La administración Trump decidió abandonar el organismo por su supuesta tendencia “anti-Israel” y la necesidad de una reforma de la agencia (además de para recortar gastos); una decisión que animó a su socio israelí, el primer ministro Benjamin Netanyahu, a dar el mismo paso.

La salida de Estados Unidos se hará efectiva en diciembre de 2018.

Valores y objetivos

En un mundo marcado por dos conflictos armados, la Unesco reivindicó la necesidad de trabajar por la paz.

“Puesto que las guerras nacen en la mente de los hombres, es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz”, señala el preámbulo de la Constitución de este organismo.

Su misión, por tanto, es contribuir a esa consolidación de la paz, pero también a la erradicación de la pobreza, el desarrollo sostenible y el diálogo intercultural mediante la educación, las ciencias, la cultura, la comunicación y la información.

Y hoy se fija dos prioridades: África y la igualdad de género.

Derechos de autor de la imagen Jacques Demarthon/Getty Images
Image caption 195 países son miembros de la Unesco

En la práctica, la Unesco impulsa programas alrededor del mundo que destinados a cumplir con esos objetivos y mejorar el acceso a la educación, reducción de las desigualdades o promover los avances científicos y la libertad de expresión, entre otros.

Marcada por la controversia

A pesar de su búsqueda de la armonía global, la Unesco, con sede en París, ha estado envuelta en la polémica casi desde sus inicios.

Son varios los países que retiraron su apoyo a esta agencia a lo largo de sus 71 años de historia.

Sudáfrica fue uno de los primeros en hacerlo. En 1956, el país acusó a la Unesco de interferir en sus problemas raciales y se retiró como miembro. No volvería hasta más de tres décadas después, cuando llegó al poder el premio Nobel de la Paz Nelson Mandela.

Y aunque este jueves Estados Unidos anunció su salida, no es la primera vez que Washington decide apartarse de la Unesco, a pesar de que fue miembro fundador y de que históricamente ha tenido un destacado papel en la agencia.

El presidente Ronald Reagan (1981-1989) retiró al país de este organismo en 1984, en plenas tensiones por la Guerra Fría, al considerar que el organismo estaba politizado y que era hostil hacia “las instituciones básicas de una sociedad libre, especialmente contra el libre mercado y la libertad de prensa”.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Ronald Reagan fue el primero en decidir retirar a Estados Unidos de la Unesco.

Estados Unidos no volvería al seno de la Unesco hasta 2003, bajo el mandato de George W. Bush y en los años posteriores al atentado del 11-S.

Washington, en un momento en el que el organismo se vio como clave para combatir los extremismos, pasó a financiar el 22 % del presupuesto de la Unesco, el país que más aporta, seguido por Japón (9,6 %) y China (7 %).

No obstante, el presidente Barack Obama (2009-2017) volvería a dar marcha atrás años después con su decisión de congelar esa aportación financiera en respuesta a la entrada en la Unesco de Palestina como miembro de pleno derecho.

Desde entonces, EE.UU., ha acumulado una deuda de más de US$500 millones con la Unesco.

¿Qué implica la decisión de la Casa Blanca?

El corresponsal de la BBC en París, Hugh Schofield, señala que la Unesco, “desesperadamente escasa de fondos y ahora abandonada por la principal potencia mundial, se enfrenta ahora a un momento crucial esta semana con la elección de su nuevo director general”.

La votación, que dura tres días y podría durar hasta el viernes, tiene como principales aspirantes a Hamad bin Abdulaziz al Kawari, de Qatar, y Audrey Azoulay, de Francia, por delante del egipcio Moushira Jatab.

Derechos de autor de la imagen Lionel Bonaventure/AFP/Getty Images
Image caption La directora general de la Unesco, Irina Bokova, lamentó la salida de Estados Unidos

Pero el dinero también juega un papel importante en la decisión de Estados Unidos, que citó como argumento la creciente deuda que estaba acumulando con el organismo.

La decisión de Obama de congelar fondos ya supuso un fuerte varapalo para las arcas de la agencia, si bien su directora general, Irina Bokova, aseguró que, pese a la congelación de los fondos, en estos años se había profundizado la relación entre Estados Unidos y la Unesco: “Nunca había sido tan fuerte”.

Por ello, este jueves consideró que su marcha “es una pérdida para la Unesco, para la familia de Naciones Unidas y para el multilateralismo” en un periodo de enormes desafíos para la paz mundial.

“En el momento en que la lucha contra el extremismo violento pide una inversión renovada en educación y en diálogo intercultural para prevenir el odio, es profundamente lamentable que Estados Unidos se retire de la agencia de Naciones Unidas que se ocupa de estos asuntos”, señaló Bokova.

Sus críticas, no obstante, no parece que vayan a hacer cambiar de opinión a la administración Trump, cada vez más alejada del multilateralismo frente a la ascensión de potencias como China.

Fuente: bbcmundo.com