(CNN) – Donald Trump se despertó y comenzó a tuitear este viernes en la mañana. El tema, como suele suceder, era lo terribles que son los medios.

“Los medios informativos falsos odian cuando uso lo que ha terminado por ser mi poderosa red social, más de 100 millones de personas. Puedo rodearlos”, tuiteó el Presidente.

No es la primera vez que Trump usa Twitter para escribir sobre medios que supuestamente odian que tuitee. A principios de este mes escribió: “Los MEDIOS MASIVOS FALSOS están trabajando muy duro para que no use las redes sociales. Odian que pueda difundir mi mensaje honesto y sin filtro”.

Si Trump cree eso y ciertamente parece creerlo, muestra una incomprensión fundamental en cómo los medios ven los mensajes de Twitter del Presidente y cómo usa esa red social.

La realidad es esta: cada periodista político en el mundo está completamente encantado de que Donald Trump no solo tuitee, sino que lo haga con la frecuencia y brusquedad con que lo hace. NINGÚN reportero quiere que Donald Trump deje de tuitear. Ninguno.

MIRA: La presidencia de Trump: ¿deslegitimación de la prensa? 

El Twitter de Trump le da a la prensa política y a cualquiera que lo siga una mirada directa a sus procesos mentales. Sabemos qué está pensando o qué lo tiene furioso, durante todo el día. Eso es absolutamente invaluable. Es “El Presidente: crudo y sin cortes”.

Vemos una y otra vez que lo que la Casa Blanca de Trump dice y lo que el Presidente realmente piensa son dos cosas muy distintas. (Nota aparte: ¿Cómo estás disfrutando la semana de formación y desarrollo de trabajadores?).

Incluso aunque su Casa Blanca fustigue a la prensa por concentrarse muy poco en el despliegue de algunas políticas u otras, Trump publicará una serie de tuits sobre la ‘caza de brujas’ de la investigación sobre Rusia o se quejará, como hizo este jueves, sobre por qué el Departamento de Justicia no está investigando las supuestas incorrecciones que rodean a la campaña presidencial de Hillary Clinton.

LEE: Ser bloqueado por Trump en Twitter no es muy complicado

Todos los presidentes tienen pensamientos privados que a veces (¿con frecuencia?) van contra el mensaje oficial que la Casa Blanca quiere posicionar en un día, semana o mes específico. Pero ningún presidente anterior ha estado dispuesto a exhibir públicamente esas discrepancias en frente de decenas de millones de personas que lo siguen en Twitter como lo ha hecho Trump.

¿Qué clase de periodista quisiera que se le pusiera fin a ese conducto?

La gente que quiere que Trump deje de tuitear o que tuitee menos no pertenece a los medios. Son republicanos o personas leales a Trump que creen que su buena voluntad de contarle a la gente exactamente lo que está pasando por su mente a cada minuto del día, básicamente socava los esfuerzos de la Casa Blanca para difundir un mensaje coherente y construir una dinámica que el Gobierno no ha podido instaurar todavía.

(Twitter es) una herramienta poderosa, pero creo que puede ser usada de manera más efectiva para conseguir su objetivo”, le dijo a CNN este viernes en la mañana el representante republicano a la Cámara Lee Zeldin, defensor de Trump. “No conozco la estrategia que está detrás, ya sabes, por el último tuit por el que me preguntas. Pero si hay una gran estrategia que tenga sentido, soy todo oídos”.

MIRA: Noticia falsa plantada por rusos habría causado crisis en Qatar; Trump dice otra cosa en Twitter

Si estás leyendo esto, Donald Trump, déjame ser totalmente claro como poseedor de un carné de prensa: por favor, sigue tuiteando. Nos provee información sobre lo que piensas que nunca hemos tenido y tal vez nunca recibamos de nuevo de un presidente. Punto.

Fuente: Cnnenespanol.com