Theresa MayDerechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La primera ministra británica consideró que una “amplia mayoría” no apoya el Brexit duro.

El Parlamento británico rechazó la posibilidad de que Reino Unido abandone la Unión Europea (UE) sin un acuerdo previo.

La opción, conocida como Brexit “duro”, fue sometida a debate y votación este miércoles, un día después de que los legisladores rechazaran por segunda vez el acuerdo negociado por la primera ministra Theresa May para la salida de Reino Unido de la UE, prevista para el 29 de marzo.

Con 321 votos a favor y 278 en contra, los parlamentarios dejaron claro que no respaldan una salida abrupta.

La primera ministra consideró que hubo “una clara mayoría” en contra del Brexit duro.

Sin embargo, recordó que la opción legal “por defecto”, en caso de que no se llegue a un pacto, sigue siendo que Reino Unido abandone el bloque europeo sin acuerdo previo el 29 de marzo.

May anunció que los parlamentarios tendrán ahora la oportunidad de votar para retrasar el Brexit. Esa votación tendrá lugar este jueves, día 14.

Una sesión “confusa”

En la sesión del Parlamento británico celebrada este miércoles estuvo protagonizada por la confusión, tal y como relataron los periodistas de la BBC especializados en política.

El punto crucial del día fue la propuesta de votación por parte del gobierno de May: una moción que preguntaba a los parlamentarios si Reino Unido debía abandonar la UE el 29 de marzo sin acuerdo previo.

Antes de que se pudiera votar esa moción, los parlamentarios apoyaron una enmienda que pedía matizar la moción de May añadiendo “en cualquier circunstancia”a la pregunta de si Reino Unido debía abandonar la UE sin acuerdo.

Incorporar ese cambio salió adelante por solo cuatro votos a favor. Fue entonces que se procedió a votar la moción del gobierno, ya modificada.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Algunos de los que apoyaron el Brexit han expresado su malestar por la situación actual.

La votación de este miércoles no es legalmente vinculante y no impide la salida de Reino Unido de la UE de forma definitiva.

En cambio, abre la posibilidad para que este jueves los legisladores voten a favor de solicitar a Bruselas una extensión del periodo de negociaciones y, por ende, del Brexit, como indicó May.

Entonces, los parlamentarios serán preguntados si quieren atrasar el Brexit hasta el 30 de junio para permitir que la legislación necesaria sea aprobada por el Legislativo.

Pero eso solo será posible si los legisladores apoyan el acuerdo de May para el 20 de marzo, advirtió el gobierno.

Si para entonces no han respaldado la propuesta de salida negociada por la primera ministra, entonces el Brexit podría retrasarse aún más y Reino Unido podría tener que participar en las elecciones europeas de mayo, aseguró May.

“No creo que ese sea el mejor escenario. Pero la Cámara debe enfrentarse a las consecuencias de sus propias decisiones”, advirtió la primera ministra.

En cualquier caso, si la moción del jueves es aprobada, deberá obtener el visto bueno de los Estados miembro de la UE. Y ahí comenzará otra negociación.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Fuente: bbcmundo.com