(CNN) — La policía cree que una mujer de Chicago mató a una adolescente embarazada, sacó al hijo por nacer de su vientre y fingió que era suyo. Ahora, el hospital que recibió al bebé está bajo investigación.

La policía dice que Clarisa Figueroa, de 46 años, estranguló a Marlen Ochoa-López de 19 años en Chicago el 23 de abril y luego llamó al 911 el mismo día para decir que acababa de dar a luz al bebé.

Figueroa y el bebé fueron llevados al Centro Médico Advocate Christ en las cercanías de Oak Lawn.

LEE: Un bebé que fue sacado del vientre de su madre después de que ella fue asesinada abre sus ojos

El Departamento de Salud Pública de Illinois está investigando al hospital, confirmó la portavoz Melaney Arnold, quien se negó a proporcionar información adicional, citando “una investigación en curso”.

La ley de Illinois requiere que los médicos y otro personal del hospital que sospechan de negligencia o abuso infantil denuncien sus sospechas.

El hospital no contactó al Departamento de Servicios Infantiles y Familiares (DCFS, por sus siglas en inglés) hasta el 9 de mayo, un día después de que la policía encontró el automóvil de Ochoa-Lopez, informó la afiliada de CNN, WGN.

“La oficina del sheriff consultará con el DCFS si las circunstancias de este caso requirieron que se les notificara”, dijo la Oficina del Sheriff del Condado de Cook en una declaración obtenida por WGN.

“Si el DCFS dice que deberían haber sido notificados, la oficina del sheriff realizará una investigación sobre lo que sucedió”.

Un portavoz de Advocate Christ Medical Center dijo a CNN el lunes que no podía comentar sobre el caso.

LEE: Madre e hija distrajeron a latina embarazada con un álbum de fotos antes de matarla y sacarle a su bebé, dicen fiscales

“Nuestra principal prioridad es brindar la atención más segura y de mayor calidad para los pacientes y las comunidades a las que brindamos servicios. Por respeto a la privacidad de los pacientes y al cumplimiento de las reglamentaciones federales y estatales, no podemos brindar comentarios. Continuamos cooperando con las autoridades locales”, dijo el portavoz del centro médico, Adam Mesirow.

Los fiscales del condado de Cook dijeron que no había señales de que Figueroa hubiera dado a luz. Los familiares de Ochoa-Lopez han dicho que no entienden por qué el hospital no habría reportado sospechas antes.

El esposo de Ochoa-Lopez reportó su desaparición el 24 de abril, dice la policía.

La policía dice que solo comenzaron a sospechar que Figueroa estaba relacionada con la desaparición de Ochoa-Lopez el 7 de mayo, luego de que un amigo de Ochoa-Lopez les dijo a los detectives que Figueroa y la adolescente habían estado en contacto entre sí en Facebook.

Después de que una prueba de ADN demostró que el bebé no era de Figueroa, los investigadores registraron su casa el 14 de mayo y encontraron los restos de la adolescente en un bote de basura en un patio trasero, dijo la policía.

El bebé continúa hospitalizado en cuidados intensivos.

Figueroa y su hija, Desiree Figueroa, que según la policía ayudó en el estrangulamiento, fueron acusadas la semana pasada de asesinato en primer grado y agresión a un menor. El novio de Clarisa Figueroa, Piotr Bobak, de 40 años, fue acusado de ocultar la muerte de una persona y de ocultar una muerte homicida.

Los tres se encuentran detenidos sin derecho a fianza.

Frank Avila, un abogado de la familia de Ochoa-Lopez, dijo a reporteros el lunes que también quiere saber si el hospital sigue los protocolos.

“Si veo a alguien que viene con un bebé … ¿por qué la madre parece tener buena salud sin sangre, ropa normal? Eso no tiene ningún sentido lógico para mí”, dijo Avila.

Fuente: Cnnenespanol.com