(CNN) — Jake Patterson, el hombre de 21 años de Wisconsin que secuestró a Jayme Closs después de matar a sus padres y la mantuvo en una cabina remota durante 88 días, fue condenado a cadena perpetua sin libertad condicional.

Patterson recibió una sentencia de cadena perpetua por los asesinatos de James y Denise Closs y recibió una sentencia de 40 años por el secuestro, incluidos 25 años de prisión y 15 años de libertad condicional.

Antes de tomar su decisión, el juez del condado de Barron escuchó a Jayme, de 13 años, a través de una declaración leída por su abogado.

“Jake Patterson me quitó muchas de las cosas que amo. Me pone muy triste que se haya llevado a mi mamá y a mi papá”, dijo. “Me encantaba salir con mis amigos. Me encanta ir a la escuela. Me encanta bailar. También me quitó todas esas cosas. Es demasiado difícil para mí salir en público”.

LEE: El caso Jayme Closs: una historia escalofriante de asesinato, secuestro y huida en el Estados Unidos rural

Más tarde ella dijo: “(Patterson) debería permanecer encerrado para siempre”.

Patterson dio una declaración antes de ser sentenciado, hablando con emoción a veces y diciendo: “Haría, como, absolutamente cualquier cosa para deshacer lo que hice, ya sabes. Me moriría. Haría absolutamente cualquier cosa para devolverlos”.

Secuestrador Jake Patterson

Jake Patterson, de 21 años, asesinó a James y Denise Closs en la casa de la pareja en el norte de Wisconsin antes de secuestrar a su hija Jayme, durante 88 días, dicen las autoridades.

Patterson, dicen las autoridades, disparó y mató a James y Denise Closs temprano el 15 de octubre en su casa en las afueras de Barron con la intención de secuestrar a su única hija, a quien había visto por casualidad unos días antes en una parada de autobús.

Arrastró a la niña de la sangrienta escena del crimen a la cajuela de su auto y se fue, comenzando una búsqueda masiva.

Las autoridades dicen que mantuvo cautiva a Jayme en su cabaña a unas 100 kilómetros al norte hasta el 10 de enero, cuando la estudiante de secundaria se escapó y le hizo señas a una mujer que paseaba a un perro.

La fuga de Jayme fue un enorme golpe para Barron, su ciudad natal de 3.400 personas, muchas de las cuales ayudaron a la Policía a rastrear las zonas rurales por ella.

Ahora vive con una tía y un tío.

LEE: A Jayme Closs le darán 25.000 dólares de recompensa por salvarse a si misma

Cómo ocurrieron los asesinatos y el secuestro

Patterson decidió que quería secuestrar a Jayme en octubre, después de que la vio por primera vez mientras se subía a un autobús escolar, según una denuncia criminal revelada por los fiscales.

Patterson se dirigía a un trabajo temporal en una fábrica de queso, y su automóvil se había detenido detrás del autobús cerca de la casa de los Closs.

“Cuando la vio (a Jayme), supo que esa era la chica que iba a llevar”, dice la denuncia.

Luego planeó el secuestro, tomó la escopeta de calibre 12 de su padre y se afeitó la cara y la cabeza para no dejar evidencia forense, dijeron las autoridades.

Jayme Closs fue secuestrada luego de que sus padres fueran asesinados en su casa.

Se dirigió dos veces a la casa de Closs ese mes, pero los autos lo asustaron o ver luces y personas en la casa.

Pero la tercera vez, muy temprano el 15 de octubre, Patterson condujo a la casa y Jayme se despertó pues escuchó a su perro ladrar. Después de que ella despertó a su padre, James Closs fue a la puerta principal, dijeron las autoridades.

Patterson disparó y mató a James Closs en la puerta. Denise Closs llamó al 911, pero no habló con un operador. Ella y Jayme se escondieron en un baño, mientras su madre abrazaba a la adolescente.

Patterson irrumpió en el baño, ató a Jayme por las manos y los tobillos y le puso cinta en la boca. Luego le disparó a su madre, dice la denuncia, antes de arrastrar a Jayme al maletero de su auto y alejarse.

Los oficiales del alguacil se dirigieron hacia la casa y, sin que ellos lo supieran, pasaron el auto de Patterson.

Patterson llevó a Jayme a su cabaña dos condados al norte, cerca de la remota y boscosa ciudad de Gordon.

No sabía su nombre hasta que la secuestró, dijeron las autoridades.

Hizo que se escondiera debajo de su cama

Jayme le dijo a los detectives que Patterson la hizo esconder debajo de su cama sencilla en su habitación cuando tenía gente en la casa, incluidas las repetidas visitas de su padre. Patterson le dijo que si alguien descubría que ella estaba allí, le pasarían cosas malas, decía la denuncia.

Cuando ella estaba debajo de su cama, él amontonaba bolsas y cajas de ropa con pesas apiladas contra ella para notar si ella las movía, dice la denuncia.

Jayme le dijo a los detectives que Patterson una vez la golpeó con fuerza en su espalda. Dijo que la mantuvo gritando y golpeando las paredes, especialmente las dos veces que notó que ella había intentado salir de debajo de la cama, dijeron los investigadores.

A veces se quedó debajo de la cama durante 12 horas, sin comida, agua o acceso al baño, dijeron las autoridades.

Durante tres meses, la Policía y los voluntarios en todo el norte de Wisconsin la buscaron, y los detectives persiguieron miles de pistas.

LEE: La vio por primera vez en un bus escolar: los pasos que siguió el secuestrador de Jayme Closs

La casa donde Jake Patterson tuvo secuestrada a Jayme Closs en Gordon, Wisconsin.

Cómo escapó Jayme

El 10 de enero, Patterson, desempleado, le dijo a Jayme que se iría por unas horas. Se fue y solicitó un trabajo de almacén en una distribuidora de licores en la ciudad de Superior.

Mientras estaba fuera, Jayme empujó las pesas y los contenedores, salió de debajo de la cama, abrió la puerta principal y salió a una propiedad nevada, vistiendo solo pijamas y las zapatillas de deporte de su captor, dijeron las autoridades.

Una mujer que paseaba a su perro vio a la niña, quien dijo que necesitaba ayuda. La mujer, reconociendo a Jayme por las noticias de su desaparición, la llevó a la casa más cercana, donde llamaron al 911.

Patterson regresó a la zona y fue arrestado poco después. Los fiscales dijeron que confesó en detalle durante una entrevista después de su arresto.

Lo que le dijo a los periodistas

Desde su arresto en enero, Patterson se ha comunicado con los periodistas de televisión al menos dos veces.

En una carta de febrero a un periodista de KARE, Patterson dijo que todo el tiempo había planeado confesar después de ser arrestado. La carta fue en respuesta a dos cartas anteriores que el reportero dijo que envió a Patterson en la cárcel con preguntas. CNN no pudo verificar independientemente la autenticidad de la carta.

“Sabía que cuando me atraparan (lo cual pensé que pasaría mucho antes), no pelearía por nada”, decía la carta. “Traté de darles todo… para que no tuvieran que entrevistar a Jayme. De todos modos, lo hicieron y la lastimaron más sin ninguna razón”.

Dijo que planeaba declararse culpable para evitar un juicio prolongado.

Con respecto a la pregunta de si está arrepentido, describió “enormes cantidades” de remordimiento y agregó: “No puedo creer que haya hecho esto… Sin embargo, fue realmente estúpido mirar hacia atrás”.

“La razón por la que hice esto es complicada”, decía, seguido de una disculpa en letras grandes.

“Nadie va a creer ni se puede imaginar cuánto lamento haberle hecho tanto daño a Jayme. No puedo expresarlo. Lo siento, Jayme. Por todo. Sé que no significa mucho”, dice la carta.

También llamó a un periodista de WCCO en marzo, diciéndole que se arrepiente de lo sucedido.

Madison Park, Jean Casarez, Ray Sanchez y Eric Levenson de CNN contribuyeron a este informe.

Fuente: Cnnenespanol.com