(CNN) — Uno de los ídolos más grandes del K-pop ha renunciado dramáticamente a la industria del entretenimiento después de que se diera a conocer que está siendo investigado por sospecha de violar la ley de prostitución de Corea del Sur.

Seungri, el miembro más joven del supergrupo de K-Pop Big Bang, hizo el anuncio en su cuenta oficial de Instagram el martes.

“Creo que será mejor que deje la industria del entretenimiento en este momento”, escribió. “Simplemente no puedo soportar causar más daño a las personas que me rodean, mientras soy odiado y criticado por el público y se me trata como a un enemigo de la nación durante la investigación”.

LEE: La banda de K-pop N.Flying separa a uno de sus integrantes por escándalo de conducta sexual inapropiada

Durante años, Seungri ha mantenido la imagen impecable que se les exige a los artistas surcoreanos.

Pero en los últimos meses, un escándalo en el club nocturno Burning Sun en Seúl, del cual Seungri era parte de la mesa directiva, había puesto en peligro esa reputación. También había hecho que algunos se cuestionaran qué tan honestos son realmente los ídolos del K-Pop.

El club Burning Sun, ubicado en el exclusivo barrio de Gangnam, enfrenta acusaciones de soborno, violencia contra los clientes, contratación de prostitutas para personas importantes, violaciones, tráfico y uso de drogas, según la Policía Metropolitana de Seúl. Muchas mujeres han dicho que fueron agredidas o drogadas en el club, denuncias que las autoridades han estado investigando durante dos meses.

Burning Sun publicó el mes pasado un comunicado en las redes sociales en el que dijo que estaba “cooperando activamente” con la policía. También había prometido introducir medidas para proteger a los clientes, incluidas agentes de seguridad mujeres y cámaras de vigilancia adicionales. Pero desde entonces, el hotel en el que se encuentra el club, dijo que Burning Sun había optado por finalizar anticipadamente su contrato de arrendamiento y cerrar.

El club no respondió a una solicitud de comentarios.

El mes pasado, Seungri, de 28 años, quien también supervisó la publicidad de Burning Sun, renunció a la junta del club. Ni Seungri ni su disquera, YG Entertainment, respondieron a la solicitud de comentarios de CNN, pero una declaración de la compañía dijo que el artista y los ejecutivos de la firma estaban cooperando con la policía.

Según múltiples informes, Seungri se disculpó sobre el escenario durante un concierto el 14 de febrero y canceló eventos en Osaka y Yakarta este mes. Pero, al final, esos esfuerzos no fueron suficientes para salvar su carrera.

“Agradezco a todos mis fanáticos en Corea y en el mundo por demostrar su amor durante los últimos 10 años”, escribió en las redes sociales. “Siento que necesito terminar aquí por la reputación de YG y Big Bang”.

Escándalo en espiral

Se espera que las estrellas K-Pop se ajusten a estándares de conducta notoriamente altos, tanto por parte de sus manejadores como de sus fanáticos. Sus disqueras imponen restricciones sobre con quién pueden salir públicamente, qué ropa pueden usar y cómo se deben comportar en público.

Big Bang ha estado a la vanguardia de la industria del K-Pop desde su debut en 2006, y fue el primer grupo coreano en ganar el premio a Mejor Actuación Mundial en los MTV Europe Music Awards en 2011. Ese éxito generó una presión adicional sobre Seungri.

CedarBough Saeji, un experto en cultura y sociedad coreana en la Universidad de British Columbia, dijo que para las estrellas K-Pop: “Todos sus momentos en público son un producto que debe consumirse como representativos de la nación, representativos del comportamiento ideal y representativos de talento”.

Jenna Gibson, experta en Corea en la Universidad de Chicago, dijo que si las acusaciones contra Seungri y Burning Sun resultan ciertas, “este nivel de escándalo va más allá de lo que hemos visto en los últimos tiempos” en el K-pop.

Las leyes sobre drogas son excepcionalmente estrictas en Corea del Sur y el uso de drogas también es raro. Según el Servicio de Información Estadística de Corea, en 2017, solo se realizaron alrededor de 7.800 arrestos en un país de más de 51 millones de personas.

Las celebridades capturadas incluso con pequeñas cantidades de marihuana pueden ser suspendidas por las disqueras o forzadas a ofrecer disculpas públicas.

“Los escándalos relacionados con el consumo de alcohol, las drogas o incluso las citas no solo causan revuelo en la sección de noticias de entretenimiento, sino también en la sección de noticias de finanzas”, dijo a CNN Bernie Cho, un ejecutivo de la industria musical coreana, el año pasado.

“Muchas de las principales compañías de representación coreanas también cotizan en la bolsa de valores de Corea. Los titulares sensacionales pueden tener un gran impacto en el balance final”.

A menudo, a raíz de un escándalo, las compañías y sus estrellas cancelan eventos, como lo ha hecho Seungri, y posponen los lanzamientos de discos hasta que la atención en la historia se desvanece.

Gibson predijo que Seungri podría elegir comenzar su servicio militar obligatorio de forma anticipada para poder escapar del escrutinio público.

Todos los hombres surcoreanos deben realizar entre 18 y 21 meses de servicio público, algo que puede ser devastador para las carreras de los artistas. Pero en este caso podría beneficiar a Seungri.

James Griffiths informó desde Hong Kong. Yoonjung Seo informó desde Seúl, Corea del Sur.

Fuente: Cnnenespanol.com