(CNN) — Para muchos venezolanos, el petróleo es un derecho de nacimiento en el país bendecido con las reservas de crudo más grandes del mundo. Pese a la hiperinflación salvaje, el gobierno de Venezuela nunca ha aumentado el precio de la gasolina. Hoy, en medio de una crisis económica aplastante, llenar un tanque en Venezuela sigue siendo básicamente gratuito, pero solo si puede permitirse esperar días de colas.

Durante las últimas dos semanas, personas de varios estados de Venezuela han descrito una grave escasez de gasolina. No es la primera vez que el país sufre escasez de gasolina, pero las crisis anteriores se atribuyeron a la mala distribución y la ineficiencia logística. Esta vez, mientras los ciudadanos se encuentran haciendo cola durante días en las estaciones de servicio, muchos están empezando a temer que simplemente no hay suficiente petróleo para todos.

Caracas sigue siendo alimentada por un suministro constante, que los críticos del asediado presidente Nicolás Maduro describen como un favoritismo motivado políticamente: mantener el capital bien provisto ayuda a prevenir nuevas protestas contra el gobierno, después de meses de violentos disturbios.

LEE: Noruega anuncia reunión en Oslo entre representantes de “principales actores políticos de Venezuela”

Pero en la ciudad occidental de San Cristóbal del Táchira, Lorena Amaya, de 42 años, pasó tres días durmiendo en su automóvil con su hermana, mientras esperaban en la fila para llenar el tanque con gasolina. Las dos hermanas estacionaron sus vehículos uno frente al otro y colocaron un colchón en el primero para crear una cama.

“Hoy es el cumpleaños de mi hijo y mira dónde estoy”, le dijo a CNN. Ella solo dejó brevemente la cola a la espera de gasolina para visitar a su hijo de 10 años de edad esa mañana, mientras su hermana ocupaba el lugar.

“Le pido al vecino que lo vigile mientras estoy aquí, pero él está solo en casa”, dijo.

Una estación de gasolina cerrada en Caracas, capital de Venezuela.

Su hermana Ymara, de 40 años, describe el combustible como “la gasolina más cara que hemos comprado” debido a los tres días de trabajo y vida perdidos que ella ha pasado esperando en la fila.

Cómo sucedió

En 1989, se produjeron grandes disturbios en Caracas después de que el gobierno del entonces presidente Carlos Andrés Pérez anunció el fin de un subsidio a la gasolina que mantuvo los precios muy por debajo del nivel del mercado. Desde entonces, el aumento del precio del petróleo se ha convertido en un tabú para los políticos venezolanos.

Treinta años después, y luego de cinco años de profunda crisis económica bajo Maduro, el petróleo sigue siendo barato, pero la producción ha caído a niveles nunca vistos desde la década de 1940. En abril de 2019, Venezuela solo produjo 830.000 barriles por día, menos de los 1,2 millones de principios de año, según los nuevos datos de la Administración de Información de Energía de Estados Unidos.

La petrolera estatal PDVSA está luchando para mantener la producción a flote. La mayor parte de su maquinaria está obsoleta y sus instalaciones de producción cuentan con pocos recursos. Desde marzo, las oleadas de apagones solo han empeorado la situación.

PDVSA no publica cifras de producción, por lo que es imposible saber exactamente cuánto petróleo produce realmente Venezuela. Sin embargo, los envíos de aliados internacionales clave como Rusia han aumentado este año, lo que sugiere que la compañía petrolera está complementando su producción menguante con suministro extranjero.

El gobierno de Maduro ha atribuido la crisis de producción a la corrupción de los exgerentes y las sanciones cada vez más dolorosas de Estados Unidos. Desde EE.UU. sancionó a PDVSA en enero de 2019, la compañía no ha podido conectarse al mercado internacional del petróleo, donde compra los ingredientes necesarios para refinar su crudo espeso y pesado en gasolina.

Alfredo Ruíz Angulo, defensor del Pueblo de Venezuela, ha dicho que pretende denunciar las sanciones de Estados Unidos como violaciones a los derechos humanos, diciendo que “todas estas medidas coercitivas unilaterales dirigidas por Estados Unidos están causando problemas reales para la salud de los venezolanos”.

LEE: Maduro anuncia una “inversión inmediata” en Huawei

Para la oposición, sin embargo, la escasez es una prueba de la incapacidad de Maduro para dirigir el país de manera sostenible. En las redes sociales, la campaña bajo el hashtag #VenezuelaSinGasolina ha atacado al gobierno por no mantener la industria más preciada del país. “La solución para salir de este lío es que Maduro se vaya”, dijo Miguel Pizarro, un destacado congresista de la oposición en un comunicado a CNN.

La escasez también está agravando la ya grave inseguridad alimentaria de Venezuela. El país sudamericano no tiene un sistema ferroviario y la mayoría de las ciudades más grandes están lejos de la costa. Sin gasolina, los suministros de alimentos no se pueden llevar de una ciudad a otra. El 20 de mayo, la Federación de Ganaderos del país emitió un pedido público de combustible al gobierno, citando su dificultad para trasladar el ganado a toda Venezuela.

Fuente: Cnnenespanol.com