(CNN) — Después de una agotadora final de Wimbledon, Novak Djokovic saboreó su victoria sobre Roger Federer con un bocadillo de celebración: algo de hierba de la cancha.

Siguiendo su tradición poco ortodoxa, el jugador serbio se agachó, arrancó algunas hojas de hierba de la cancha y procedió a masticar.

Probablemente tenía hambre después del largo partido, al que solo le faltaron 3 minutos para completar las 5 horas.

La inusual merienda de la victoria de Djokovic se remonta a cuando ganó su primer título de Wimbledon en 2011.

El jugador número 1 del ranking dijo que siempre soñó con ganar Wimbledon. Cuando finalmente logró ese objetivo, quiso conmemorarlo haciendo extravagante.

“Obviamente, es una pequeña tradición. Cuando era niño soñaba con ganar Wimbledon, así que, como todos los niños, sueñas con hacer una locura cuando realmente lo logras, si lo logras, y esa fue una de las cosas”, le dijo a la BBC en 2018.

La victoria de Djokovic sobre Federer resultó histórica este año, ya que fue la primera final de Wimbledon en presentar un desempate en el set decisivo, luego de que los jugadores quedaran 12-12 en el quinto set. El puntaje general fue de 7-6, 1-6, 7-6, 4-6 y 13-12.

Fue el quinto título de Djokovic en Wimbledon y su título 16 de Grand Slam, cuatro detrás de Federer, quien ha ganados 20 Slams.

Fuente: Cnnenespanol.com